¡Contáctanos!

Contacto

Aprovechar el calor residual: El cambio imperativo para los centros de datos

El mercado de los centros de datos está creciendo rápidamente, impulsado por la demanda cada vez mayor de computación de alto rendimiento (HPC) para impulsar los avances en inteligencia artificial y satisfacer las necesidades informáticas de alto consumo. Como resultado, las densidades dentro de estos centros están aumentando sustancialmente. Este crecimiento, además de impulsar la innovación tecnológica, está generando una elevada cantidad de calor residual en estas instalaciones, que puede ser aprovechado.

Por ello, la tendencia mundial hacia la sostenibilidad y el cumplimiento de regulaciones ha elevado la urgencia de prácticas eficientes de recuperación de calor. Países como Alemania han liderado el camino al promulgar leyes rigurosas (Ley de Eficiencia Energética) que requieren la recuperación del calor residual en los centros de datos. Estas medidas legislativas subrayan la necesidad crítica de adoptar prácticas sostenibles, con la recuperación del calor residual como un requisito clave.

¿Cómo los centros de datos benefician a las comunidades locales?

A medida que se intensifica el procesamiento de datos por rack, la disipación de casi toda la potencia de procesamiento informático en forma de calor plantea desafíos cada vez mayores. Esto ha impulsado a los fabricantes de equipos informáticos a buscar soluciones innovadoras, ya que los conceptos de diseño existentes pierden eficacia rápidamente.

La metodología empleada por los centros de datos para la evacuación del calor ya sea mediante agua condensada, agua fría o flujo de aire, no altera la cantidad total de calor evacuado. Sin embargo, existe una variabilidad en la temperatura óptima de recogida de ese calor, así como en el consumo de energía y agua necesarios para la disipación del calor.

Al mismo tiempo, las redes urbanas de calor y frío se posicionan como soluciones destacadas para conseguir un suministro de calefacción o refrigeración bajo en costes y emisiones de CO2 en los sectores residencial, terciario e industrial.

El calor residual en los centros de datos

Los avances en tecnologías de generación de calor, las bombas de calor, los materiales de las tuberías y los sistemas de control automatizados han facilitado la transición de los sistemas de calefacción urbana tradicionales basados en vapor a redes de agua caliente a alta presión y temperatura, y más recientemente, a sistemas de agua caliente a baja temperatura que se alinean con los sistemas de calefacción y agua caliente de los edificios.

La última (5ª) generación de redes de calefacción urbana funciona a temperaturas mucho más bajas y depende de grandes volúmenes de calor de baja calidad. La red principal transporta un flujo de agua a baja temperatura a subestaciones activas y distribuidas que elevan la temperatura al nivel requerido utilizando tecnologías de bombas de calor. Optimizando así el uso del calor residual que desprende el centro de datos, el almacenamiento térmico subterráneo y la generación de energía térmica renovable, resultando en una red con una huella de carbono menor que ofrece calor confiable y de bajo coste a los consumidores.

Por lo tanto, existe una clara sinergia entre las grandes cantidades de calor residual de baja calidad emitidas por los centros de datos y los nuevos sistemas de calefacción urbana de baja temperatura que se instalan cada vez más en áreas urbanas e industriales.

Además, los consumidores directos pueden beneficiarse del calor residual generado por los centros de datos. Los edificios con una demanda constante de energía encajan bien con el perfil de calor residual constante de estos centros a lo largo del año. Las industrias con una alta demanda de calor que operan de manera continua son candidatas ideales para utilizar este exceso de calor y, cuando sea posible, almacenarlo.

Los sistemas de calor residual

En la búsqueda de una huella de carbono neto cero, los sistemas de recuperación de calor residual de los centros de datos emergen como elementos clave en las estrategias de sostenibilidad de las comunidades. ENGIE está a la vanguardia de esta tecnología para ayudar a los operadores de centros de datos a aprovechar este recurso energético residual mediante un apoyo integral que abarca la financiación, el diseño, la instalación y el funcionamiento de los equipos energéticos involucrados.

A medida que aumentan los centros de datos de alto rendimiento y la implementación de sistemas de refrigeración cada vez más eficientes, la recuperación del calor residual cobra mayor importancia. La evolución de las redes de calefacción urbana, diseñadas para funcionar eficientemente a temperaturas más bajas, representa un punto de inflexión en la convergencia entre estos activos.

Si quieres conocer más sobre las soluciones que ofrecemos:Soluciones integradas a clientes – ENGIE España